Tulsi Mala 108 +1 beads

Tulsi Mala 108 +1 beads

25,00 Impuestos inc.

PURIFICA, CALMA Y PROTEGE

El Mala de Tulasi se usa, normalmente, como ornamento espiritual. Es muy activo en la purificación del cuerpo, la mente y los sentidos. Protege de las energías negativas, da paz y reduce el estrés. Mejora la capacidad de concentración.  Da ecuanimidad a pensamientos y emociones. Ayuda a aliviar los problemas de garganta.

 

Categoría:
Ver carrito

Descripción

PURIFICA, CALMA Y PROTEGE.

TULSI ó TULASI, en sánscrito,  albahaca sagrada, cuyo nombre científico es Ocimum sanctum, es un arbusto aromático de la familia de las albahacas que cree en las partes tropicales de Asia. Se le considera nativa de la región centro-norte de India y es cultivada en muchos hogares de este país para ofrendas en los templos.

Dentro de la medicina Ayurveda, el Tulsi recibe el nombre de “Reina de las Hierbas”. Gracias a sus propiedades medicinales y espirituales, esta planta es venerada como un elixir de vida.

El Mala de Tulasi se usa, normalmente, como ornamento espiritual. Es muy activo en la purificación del cuerpo, la mente y los sentidos. Protege de las energías negativas, da paz y reduce el estrés. Mejora la capacidad de concentración. Ayuda a aliviar los problemas de garganta.

Mala engarzado en hilo con cuentas de madera de Tulsi (Albahaca sagrada). Son 108 semillas más 1. Son 108 las veces que ha de repetirse el mantra. ¿Por qué 108? Son muchos los significados del número 108. Uno de los más interesantes es que el alfabeto sánscrito contiene 54 letras, y cada letra es masculina y femenina, Shiva y Shakti, así que 54 X 2 = 108. Otro significado es que son 108 las líneas de energía que convergen para formar el Chakra del corazón. ¿Y por qué más una? Al final del mala hay una semilla separada, llamada sumeru, bindu o guru. Por esta semilla no se recita el mantra, pero está ahí como homenaje a quien te ofreció el mala.

Limpieza: Sumerger en agua templada entre 12 y 15 horas, después limpiar cuidadosamente las semillas con un cepillo de cerdas duras. Secar al sol. Una vez seco, aplicar con las manos una pequeña cantidad de “Rice & Neem. Pure cleansing oil” en las semillas.

Evitar el uso de detergentes y de agua hirviendo.